González Byass ha presentado su nueva añada, Palo Cortado 1987, un vino fino y elegante que refleja la impronta del tiempo y lo mejor del paso de los años.

Antonio Flores, la “nariz” de González Byass, examina, cuidadosamente, la evolución de este vino que se presenta de un color ámbar dorado con ribetes cobrizos, ligeramente anaranjados. En nariz es intenso e impactante, con aromas de almendras y ebanistería fina. Potencia, amplitud y persistencia caracterizan el paso por boca de este vino de Jerez de añada que explota en el paladar para quedarse durante una eternidad.

Esta añada se presenta en un estuche verde y en botella jerezana, réplica de la que usaba la Casa a mediados del siglo XIX, con etiqueta clásica y tapón cilíndrico de la máxima calidad, sellada con lacre rojo. Junto al vino, en un manuscrito firmado, Mauricio González-Gordon, Presidente de González Byass, desvela los secretos de este Vino de Añada del que se elaboran 987 botellas.